Ir al contenido principal

¿EN QUÉ SE DIFERENCIA LA CREATIVIDAD COTIDIANA DE LA EXCEPCIONAL?


La mayoría de las caracterizaciones que se realizan de los individuos creativos describen a los genios creativos, es decir, a los individuos excepcionales creativos. Implícita en esta práctica está la idea de que es a partir de estos individuos como podemos conocer el perfil típico de la persona creativa. Sin embargo, muchos estudios realizados en el contexto laboral utilizan muestras de sujetos pertenecientes a la población general, y, dentro de un contexto evolutivo, muestras de estudiantes, incluido niños.


Existen dos posicionamientos en torno a la posibilidad de que los perfiles habitualmente referidos como característicos de los genios creativos reflejen aquellos que cabría utilizar para designar a los individuos creativos en la vida cotidiana:

a)   Sólo hay una diferencia de grado entre la creatividad del genio y la del individuo normal, cuya producción creativa sólo es reconocida en un lugar y momentos dados.

Desde aquí se asume que ambos grupos de individuos no son esencialmente distintos, sino que difieren únicamente en su localización en un continuo que va desde ausencia de creatividad a creatividad extrema. En ese continuo estarían situados varios grados intermedios de creatividad, que es donde se situaría la mayoría de las personas creativas. En este continuo se localizarían todos los rasgos asociados a la creatividad. Así Eysenck (1995) defiende que el psicoticismo es un ejemplo de tal tipo de dimensión cuantitativa y continua:

Bajos niveles de psicoticismo predicen ausencia de creatividad, y altos niveles predicen una alta creatividad. El genio creativo sería aquel que exhibe un nivel extremo cercano a la línea que limita la creatividad y la enfermedad

b)   Existen diferencias cualitativas entre varias formas de creatividad.

Desde aquí se asume que existen perfiles de personalidad típicos distintos para cada nivel de logro creativo, e incluso los genios creativos podrían caracterizarse por dos o más perfiles diferentes. Desde esta perspectiva se habla de hasta siete niveles diferentes de logro creativo. Estos pueden oscilar desde el nivel más alto, que corresponde a aquellos individuos que realizan una contribución significativa duradera a un dominio determinado, y dejan una importante huella en la cultura de un país, o incluso en el mundo (Galileo, Mozart, Einstein...), pasando por niveles en donde ciertos individuos se esfuerzan por contribuir de manera duradera en el dominio elegido, pero fracasan en ello, posiblemente después de haber disfrutado de un corto periodo de celebridad en un lugar muy concreto (p.ej.: escritores, científicos, músicos..., práctica o totalmente desconocidos parla la inmensa mayoría). Y en el extremo más bajo estarían aquellos que no les gustan las ideas, ni las tecnologías novedosas, y rechazan todo tipo de dominios creativos (música, arte, literatura...)

Referencia bibliográfica

Sánchez, A., & Paniagua, E. (2005). Introducción al estudio de las diferencias individuales. Madrid: Sanz y Torres.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Psicóloga María Jesús Suárez Duque TRASTORNOS DEL SUEÑO: Autorregistro del sueño

   Autorregistro del sueño Días de la semana Antes de acostarse Por la mañana Si he dormido durante el día, tiempo aproximado que he dormido Horario de acostarme Tiempo aproximado que tardé en dormirme Nº de veces que me desperté por la noche Tiempo aproximado que tardé en dormirme Hora de despertar Grado de descanso (0-10) Lunes                     Martes                     Miércoles                     Jueves                     Viernes                     Sábado                     Domingo                      Observaciones:     Centro de Psicología María Jesús Suárez Duque C/ Tunte,6 Vecindario (Frente al Centro Comercial Atlántico, a la derecha de la oficina de correos) Pedir cita: 630723090 https://www.psicologavecindariomariajesus.es/ RESERVA ONLINE👍  PSICÓLOGA INFANTIL, ADOLESCENTES, ADULTOS Y MAYORES TERAPIA DE PAREJA TERAPIA DE FAMILIA PSICÓLOGA ONLINE Y PRESENCIAL    Psicóloga infantil y adolescentes Psicóloga adultos y mayores Atención psicológica individual Terapia de pa

Psicóloga María Jesús Suárez Duque TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO: Trastornos impulsivos-compulsivos

  TRASTORNOS IMPULSIVOS-COMPULSIVOS La impulsividad y la compulsividad se proponen como endofenotipos, concretamente síntomas relacionados con circuitos cerebrales específicos y que están presentes de forma transdiagnóstica como una dimensión de la psicopatología que traspasa numerosos trastornos psiquiátricos:  Trastornos del espacio obsesivo-compulsivo Adicciones a sustancias/conductas Disruptivo/control de impulsos Sexual TOC Tricotilomanía Pellizcarse la piel Trastorno dismórfico corporal (TDC) Acaparamiento Síndrome de Tourette/trastornos de tics Trastorno de movimientos estereotipados Trastorno del espectro autista Hipocondriasis Somatización Drogadicción Juego Adicción a internet Adicción a la comida (ingesta compulsiva, obesidad) Compra compulsiva Piromanía Cleptomanía Trastorno explosivo intermitente Violencia impulsiva Trastorno de personalidad limítrofe Autolesión/conducta parasuicida Conducta antisocial Trastorno conductual Trastorno de oposición desafiante Manía TDAH Hiper

LOS MOTIVOS SOCIALES SEGÚN EL MODELO DE FISKE

Para poder adaptarse a la vida en grupo, los seres humanos necesitan desarrollar una motivación que les impulsara a formar parte de un grupo y pertenecer en él incluso cuando sus intereses individuales se vieran momentáneamente perjudicados. La psicóloga social estadounidense Susan Fiske (2002, 2010) propone cinco motivos sociales universales, es decir, motivos que impulsan a las personas a vivir con otros y a funcionar de forma adecuada en las relaciones, y que serían producto de la evolución de la especie: 1)       La pertenencia . Fiske considera fundamental el motivo de pertenencia porque en torno a él se organizan los otros cuatro. Lo define como la necesidad de relaciones fuertes y estables con otros. Además de incrementar la supervivencia individual, también beneficia al grupo al aumentar la probabilidad de que los miembros cooperen y se involucren en una acción coordinada. Las personas necesitan estar implicadas en alguna relación y pertenecer a algún grupo