Ir al contenido principal

IDENTIFICACIÓN DE NIÑOS CON DISLEXIA EN EL CENTRO BEATRIZ


IDENTIFICACIÓN DE NIÑOS CON DISLEXIA EN EL CENTRO BEATRIZ


Los síntomas de dislexia en un niño o niña suelen aparecer tempranamente, cuando se inicia el aprendizaje de la lectura y escritura. Así, es en la etapa de Educación Primaria cuando puede establecerse con firmeza el diagnóstico de dislexia y son fundamentalmente los maestros y maestras quienes en primer lugar pueden identificar la presencia de ciertas dificultades en el alumno o alumna.

En el Centro Beatriz para identificar los niños con dislexia atendemos a las siguientes señales de alerta:



Factores sospechosos en edad temprana

a)    Antes de los 6-7 años:

b)    Retraso en el lenguaje.

c)    Confusión de palabras que tienen una pronunciación similar.

d)    Dificultades expresivas.

e)    Dificultad para identificar las letras.

f)     Dificultad para identificar los sonidos asociados a las letras.

g)    Lectura en espejo.

h)    Historia familiar de problemas de lectoescritura.

Además, se podrán observar, como elementos habituales, en los niños y niñas que se encuentran en la etapa de educación infantil (de 2 a 6 años):

·         Desarrollo lento del vocabulario y retraso en el desarrollo del habla con dificultades para articular o pronunciar palabras.

·         Inmadurez en el conocimiento de las partes de su cuerpo. El niño o niña confunde la localización de las partes corporales.

·         Retraso para memorizar los números, el abecedario, los días de la semana, los colores y las formas.

·         Las nociones espaciales y temporales están alteradas, a menudo se confunde la derecha con la izquierda y no se orienta correctamente en el tiempo: no sabe los

·         días de la semana y no tiene una noción clara de conceptos temporales como ayer, hoy y mañana.

·         Dificultad para seguir instrucciones y aprender rutinas.

·         Falta de atención y aumento de la actividad e impulsividad.

·         Torpeza al correr, saltar y brincar.

·         Dificultad en el equilibrio estático y dinámico.

·         Inmadurez a nivel de motricidad fina.

·         Dificultad para abotonar y abrochar o subir un cierre o cremallera.

·         Falta de control y manejo del lápiz y de las tijeras.

·         Dificultades en la dominancia lateral.

·         Lateralidad cruzada.

·         Aparición de conductas problemáticas en sus habilidades sociales.

b) En edades entre los 7 y 11 años:

En cuanto a la lectura:

·         Lectura con errores y muy laboriosa.

·         Lectura correcta pero no automática.

·         Dificultad para conectar letras y sonidos y para descifrar las palabras aprendidas.

·         Dificultad para decodificar palabras aisladas.

·         Presenta más dificultades para leer pseudopalabras o palabras desconocidas.

·         Traspone las letras, cambia el orden e invierte números.

·         Lentitud en la lectura.

·         Comprensión lectora pobre.

·         Mal rendimiento en los tests fonológicos.

En cuanto a la escritura:

·         Invierte letras, números y palabras.

·         Confunde derecha e izquierda y escribe en espejo.

·         Dificultades ortográficas no adecuadas a su nivel educativo.

·         No logra escribir pensamientos, ni organizarlos; su gramática y ortografía son deficitarias.

·         Suele tener dificultad para trasladar el pensamiento oral al escrito

·         Letra ilegible y desordenada (es incapaz de seguir los renglones rectos, de respetar los márgenes de los cuadernos, de organizar operaciones matemáticas en columna, etc.).

En cuanto al habla:

·         Presenta dificultad en la pronunciación de palabras, invirtiendo, sustituyendo o cambiando sílabas. A menudo, fijan incorrectamente algunas palabras, que costará mucho que modifiquen.

·         Problemas sutiles en el lenguaje.

·         Dificultad para nombrar figuras.

·         En ocasiones no encuentra la palabra adecuada y busca sinónimos, no siempre con acierto.

En cuanto a las matemáticas y la comprensión del tiempo:

·         Cuenta haciendo uso de sus dedos u otros trucos.

·         Realiza las operaciones aritméticas de un modo mecánico, pero no comprende los problemas.

·         Le cuesta manejarse con el dinero.

·         Dificultades para aprender a manejar el reloj, controlar su tiempo, y entender las tareas secuenciales.

·         Dificultad para aprender las tablas de multiplicar y manejarlas a lo largo de la vida.

·         Problemas acerca del tiempo; no logra saber la hora, día, mes y año.

En cuanto a la coordinación:

·         No agarra bien el lápiz.

·         Coordinación motriz pobre, se confunde con facilidad y es propenso a accidentes.

·         Mala letra y una caligrafía pobre.

·         Confunde la derecha y la izquierda.

·         Es incapaz de realizar determinados movimientos (ir en bicicleta, saltar a la cuerda, el salto de altura, chutar una pelota, etc.)

Otras características habituales:

·         Dificultad en el aprendizaje de conceptos numéricos básicos; no puede aplicarlos en cálculos o en la resolución de problemas.

·         Lentitud para recordar información.

·         No completa una serie de instrucciones verbales.

·         Problemas para mantener la atención.

·         Para comprender, usa principalmente imágenes, iconos y sentimientos, más que sonidos y palabras.

·         Tiene poco diálogo interno.

·         Excelente memoria a largo plazo para experiencias, lugares y caras.

·         Mala memoria para lo aprendido el día anterior, al igual que para secuencias, hechos e información que no ha experimentado.

·         Tiene un oído muy fino. Escucha cosas que a menudo a los demás y a las demás les pasarían desapercibidas. Se distrae fácilmente con los sonidos.

·         Muy propenso o propensa a infecciones de oído.

·         Sensible a ciertas comidas, aditivos y productos químicos.

·         Sueño muy profundo o bien se despierta con mucha facilidad.

·         Suelen continuar mojando la cama (enuresis).

·         Extremadamente desordenado o desordenada u ordenado u ordenada de forma compulsiva.

·         Fuerte sentido de la justicia y perfeccionista.

·         Emocionalmente sensible.

·         Tiene cambios bruscos de humor.

·         Mayor capacidad y sensibilidad para percibir el entorno.

·         Capacidad de intuición rápida.

·         Gran curiosidad y creatividad.

·         Pueden utilizar su habilidad mental para alterar o crear percepciones.

·         Son altamente conscientes de su entorno.

·         Tienen una curiosidad natural para saber cómo funcionan las cosas.

·         Piensan más con imágenes que con palabras.

·         Son altamente intuitivos o intuitivas y perspicaces.

·         Piensan y perciben de una manera multidimensional (usando todos los sentidos).

·         Tienen una gran imaginación.

·         Pueden experimentar las ideas como realidades.

c) De 12 años en adelante:

·         Problemas de concentración cuando lee o escribe.

·         Falla en la memoria inmediata, no recordando lo leído por su dificultad con la comprensión de la lectura, el lenguaje escrito o las destrezas matemáticas.

·         Interpreta mal la información por su falta de comprensión de conceptos abstractos y porque lee mal.

·         Serias dificultades en organizar el espacio, sus materiales de trabajo y sus pensamientos escribir o al hablar.

·         No planifica su tiempo ni tiene estrategias para terminar a tiempo sus tareas y sus exámenes.

·         Trabaja con lentitud y no se adapta a ambientes nuevos.

·         Tiene dificultades en las habilidades sociales, le cuesta hacer amigos y amigas y comprender las discusiones.

·         Evita leer, escribir o hacer cálculos matemáticos, tendiendo a bloquearse emocionalmente.

·         En muchos casos, aparece depresión y/o crisis de ansiedad.



Referencia bibliográfica

Angulo, M. C. (s.f.). Manual de atención al alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo derivadas de dificultades específicas de aprendizaje: dislexia. Consejería de educación. Junta de Andalucía.

Vila, J., & Gutiérrez, F. (2013). Manual Básico de Dificultades de Aprendizaje. Madrid: Sanz y Torres.






Comentarios

Entradas populares de este blog

Psicóloga María Jesús Suárez Duque HABILIDADES SOCIALES: ¿CÓMO INICIAR, MANTENER Y CERRAR CONVERSACIONES?

¿CÓMO INICIAR, MANTENER Y CERRAR CONVERSACIONES? El medio por excelencia que utilizamos para comunicarnos con los demás, es la palabra. A través de la conversación nos relacionamos con otras personas, les transmitimos información y compartimos puntos de vista, sentimientos y experiencias. A la hora de comunicarnos de manera eficaz, existen grandes diferencias entre unas y otras personas. No nos será difícil identificar entre el grupo con el que nos relacionamos habitualmente, algunas personas con las que nos resulta agradable conversar y otras con las que, por el contrario, nos sentimos incómodos porque no nos transmiten nada. Saber conversar y comunicarnos de forma eficaz, es decir, de manera que nuestro mensaje llegue como queremos que llegue, es esencial en nuestra vida ya que: ·            Cultivamos el apoyo social, evitamos el aislamiento y hacemos amigos. ·            Facilita que podamos conseguir un empleo. ·            Ayuda a establecer relaciones de inti

LOS MOTIVOS SOCIALES SEGÚN EL MODELO DE FISKE

Para poder adaptarse a la vida en grupo, los seres humanos necesitan desarrollar una motivación que les impulsara a formar parte de un grupo y pertenecer en él incluso cuando sus intereses individuales se vieran momentáneamente perjudicados. La psicóloga social estadounidense Susan Fiske (2002, 2010) propone cinco motivos sociales universales, es decir, motivos que impulsan a las personas a vivir con otros y a funcionar de forma adecuada en las relaciones, y que serían producto de la evolución de la especie: 1)       La pertenencia . Fiske considera fundamental el motivo de pertenencia porque en torno a él se organizan los otros cuatro. Lo define como la necesidad de relaciones fuertes y estables con otros. Además de incrementar la supervivencia individual, también beneficia al grupo al aumentar la probabilidad de que los miembros cooperen y se involucren en una acción coordinada. Las personas necesitan estar implicadas en alguna relación y pertenecer a algún grupo

Psicóloga María Jesús Suárez Duque TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO: Trastornos impulsivos-compulsivos

  TRASTORNOS IMPULSIVOS-COMPULSIVOS La impulsividad y la compulsividad se proponen como endofenotipos, concretamente síntomas relacionados con circuitos cerebrales específicos y que están presentes de forma transdiagnóstica como una dimensión de la psicopatología que traspasa numerosos trastornos psiquiátricos:  Trastornos del espacio obsesivo-compulsivo Adicciones a sustancias/conductas Disruptivo/control de impulsos Sexual TOC Tricotilomanía Pellizcarse la piel Trastorno dismórfico corporal (TDC) Acaparamiento Síndrome de Tourette/trastornos de tics Trastorno de movimientos estereotipados Trastorno del espectro autista Hipocondriasis Somatización Drogadicción Juego Adicción a internet Adicción a la comida (ingesta compulsiva, obesidad) Compra compulsiva Piromanía Cleptomanía Trastorno explosivo intermitente Violencia impulsiva Trastorno de personalidad limítrofe Autolesión/conducta parasuicida Conducta antisocial Trastorno conductual Trastorno de oposición desafiante Manía TDAH Hiper