Ir al contenido principal

Psicóloga Maria Jesus Suarez Duque PROBLEMAS EMOCIONALES. HOSTILIDAD: ¿QUÉ FACTORES ESTÁN IMPLICADOS EN LA ACTIVACIÓN DE LA HOSTILIDAD?



Los factores implicados en la activación de la hostilidad son:


1.    Los efectos subjetivos

2.    La actividad fisiológica

3.    La expresión corporal

4.    Afrontamiento


1. Efectos subjetivos

Debido a las cogniciones hostiles, las personas que perciben a otros y al medio ambiente de una manera negativa y culpable, responden con más frecuencia con intensos sentimientos de ira. Por tanto, la hostilidad implica usualmente sensaciones airadas.

El componente afectivo también incluye varios estados afectivos como el enojo, el resentimiento, el asco o el desprecio.

El componente subjetivo de la hostilidad es definido por Barefood (1992) como sentimientos negativos hacia otros, y las atribuciones que producen estos sentimientos hacen más probable que la conducta de los demás pueda ser interpretada como antagonista o amenazante, y puede servir como justificante de la hostilidad que se posee hacia conductas antagonistas de otros.

Además, las personas hostiles cuando se enfadan experimentan constantes rumiaciones. La evidencia empírica ha demostrado que las rumiaciones constantes de estos sujetos prolongan la experiencia subjetiva de ira.

2. Actividad fisiológica

1)    Sistema nervioso central

A nivel central, el perfil bioconductual de las personas hostiles está determinado fundamentalmente por disminuciones en la función serotoninérgica (la serotonina ejerce una acción inhibidora sobre diversas estructuras cerebrales relacionadas con las emociones, tales como el locus coeruleus, la amígdala y el hipotálamo).

Existe una relación entre niveles disminuidos de serotonina y un incremento en las conductas impulsivas-agresivas.

Se postula la existencia de diferencias interindividuales estables en la producción de serotonina central, las cuales serían responsables de las características emocionales y comportamentales y de la hiperreactividad cardiovascular mostradas habitualmente por estos individuos; esto incidiría indirectamente en el mayor riesgo a desarrollar aterosclerosis y manifestaciones cardíacas agudas.

2)    Sistema nervioso autónomo

Los efectos fisiológicos de la hostilidad son básicamente similares a los de la ira, pero más moderados en intensidad y más sostenidos en el tiempo y resistentes a la habituación.

Los principales cambios en el sistema nervioso autónomo se reflejan en importantes elevaciones de la frecuencia cardíaca, de la presión arterial sistólica y diastólica, de la salida cardíaca y de la fuerza de contracción del corazón.

También se producen reducciones tanto en el volumen sanguíneo como en la temperatura periférica, ambas como consecuencia de una importante respuesta de vasocontricción.

Asimismo, también se producen elevaciones en las medidas de conductancia de la piel, con incrementos en su nivel tónico.

3)    Sistema nervioso somático

Los efectos sobre el sistema somático cursan con elevaciones en la tensión muscular general y aumentos en la frecuencia respiratoria, sin que se manifiesten cambios en la amplitud de la misma.

3. Expresión corporal

No existe una expresión facial concreta de la hostilidad, lo que se reconoce universalmente es la expresión de la emoción de la ira que se manifiesta cuando la actitud hostil provoca la emoción de ira.

En los demás componentes de la expresión corporal, se ha comprobado cómo el género y la socialización de las personas influyen en la expresión corporal de la hostilidad.

Por lo tanto, no hay unos parámetros de expresión corporal definidos, lo que sí se puede indicar es que se expresa en modos muy sutiles, que no violan las normas sociales:

·         Discutir con la gente con bastante frecuencia y levantar la voz cuando se discute

·         Utilizar un lenguaje fuerte

·         Devolver los gritos cuando alguien les grita

·         Hacer amenazas verbales

4. Afrontamiento

El afrontamiento va dirigido a inhibir las conductas indeseables de otras personas e incluso evitar una situación de enfrentamiento. La intención es hacer desistir a los potenciales antagonistas de emprender otro tipo de acciones más abiertamente ofensivas.



Referencia bibliográfica

Fernández, E., García, B., Jiménez, M. P., Martín, M. D., & Domínguez, F. J. (2011). Psicología de la Emoción. Madrid: Universitaria Ramón Areces.

RESERVA ONLINE👍 

ATENCIÓN PSICOLÓGICA A NIÑOS, ADOLESCENTES, ADULTOS Y MAYORES

ONLINE Y PRESENCIAL 

 

 

Atención psicológica en problemas de: 

Atención psicológica en:

 Atención psicológica en otros trastornos:

 

Precio 60 euros

Duración 1 hora

Pedir cita: 

Consultas

 

Centro de Psicología María Jesús Suárez Duque

C/ Tunte,6 Vecindario (Frente al Centro Comercial Atlántico, a la derecha de la oficina de correos)

Pedir cita: 630723090

https://www.psicologavecindariomariajesus.com/

Comentarios

Entradas populares de este blog

Psicóloga María Jesús Suárez Duque HABILIDADES SOCIALES: ¿CÓMO INICIAR, MANTENER Y CERRAR CONVERSACIONES?

¿CÓMO INICIAR, MANTENER Y CERRAR CONVERSACIONES? El medio por excelencia que utilizamos para comunicarnos con los demás, es la palabra. A través de la conversación nos relacionamos con otras personas, les transmitimos información y compartimos puntos de vista, sentimientos y experiencias. A la hora de comunicarnos de manera eficaz, existen grandes diferencias entre unas y otras personas. No nos será difícil identificar entre el grupo con el que nos relacionamos habitualmente, algunas personas con las que nos resulta agradable conversar y otras con las que, por el contrario, nos sentimos incómodos porque no nos transmiten nada. Saber conversar y comunicarnos de forma eficaz, es decir, de manera que nuestro mensaje llegue como queremos que llegue, es esencial en nuestra vida ya que: ·            Cultivamos el apoyo social, evitamos el aislamiento y hacemos amigos. ·            Facilita que podamos conseguir un empleo. ·            Ayuda a establecer relaciones de inti

LOS MOTIVOS SOCIALES SEGÚN EL MODELO DE FISKE

Para poder adaptarse a la vida en grupo, los seres humanos necesitan desarrollar una motivación que les impulsara a formar parte de un grupo y pertenecer en él incluso cuando sus intereses individuales se vieran momentáneamente perjudicados. La psicóloga social estadounidense Susan Fiske (2002, 2010) propone cinco motivos sociales universales, es decir, motivos que impulsan a las personas a vivir con otros y a funcionar de forma adecuada en las relaciones, y que serían producto de la evolución de la especie: 1)       La pertenencia . Fiske considera fundamental el motivo de pertenencia porque en torno a él se organizan los otros cuatro. Lo define como la necesidad de relaciones fuertes y estables con otros. Además de incrementar la supervivencia individual, también beneficia al grupo al aumentar la probabilidad de que los miembros cooperen y se involucren en una acción coordinada. Las personas necesitan estar implicadas en alguna relación y pertenecer a algún grupo

Psicóloga María Jesús Suárez Duque TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO: Trastornos impulsivos-compulsivos

  TRASTORNOS IMPULSIVOS-COMPULSIVOS La impulsividad y la compulsividad se proponen como endofenotipos, concretamente síntomas relacionados con circuitos cerebrales específicos y que están presentes de forma transdiagnóstica como una dimensión de la psicopatología que traspasa numerosos trastornos psiquiátricos:  Trastornos del espacio obsesivo-compulsivo Adicciones a sustancias/conductas Disruptivo/control de impulsos Sexual TOC Tricotilomanía Pellizcarse la piel Trastorno dismórfico corporal (TDC) Acaparamiento Síndrome de Tourette/trastornos de tics Trastorno de movimientos estereotipados Trastorno del espectro autista Hipocondriasis Somatización Drogadicción Juego Adicción a internet Adicción a la comida (ingesta compulsiva, obesidad) Compra compulsiva Piromanía Cleptomanía Trastorno explosivo intermitente Violencia impulsiva Trastorno de personalidad limítrofe Autolesión/conducta parasuicida Conducta antisocial Trastorno conductual Trastorno de oposición desafiante Manía TDAH Hiper