Ir al contenido principal

¿CÓMO SE EXPLICA LA ADQUISICIÓN DEL COMPORTAMIENTO INCOMPETENTE?



Modelos explicativos del comportamiento incompetente

1.    Modelo de déficit de conductas

2.    Modelo de ansiedad condicionada

3.    Modelo de discriminación errónea

4.    Modelo de déficit cognitivo evaluativo

5.    Modelo interactivo

1.  Modelo de déficit de conductas

      Sostiene que la incompetencia social se explica por carencia de conductas adecuadas en el repertorio del comportamiento del sujeto, debido a una socialización deficiente o a la falta de experiencias sociales adecuadas de forma que no ha tenido la oportunidad de aprender las habilidades necesarias. Por ejemplo, una persona que no puede acceder a un trabajo de cara al público debido a que no sabe cuál sería la conducta apropiada cuando un cliente pregunta varias cosas, reitera las preguntas e incluso protesta, puesto que no ha adquirido las conductas de tolerancia necesarias para manejar eficazmente esta interacción.

2.  Modelo de ansiedad condicionada

     Según este modelo, la causa de no manifestarse socialmente competentes se debe a que los sujetos están sometidos a una ansiedad condicionada a ciertos estímulos que configuran las relaciones sociales. Por ejemplo, sería el caso de personas que muestran mucha ansiedad condicionada a situaciones de conflicto interpersonal y las evitan o no responden asertivamente y hacen lo que el interlocutor desea aún sin querer hacerlo por no manejar la situación y para aliviar su ansiedad.

3.   Modelo de discriminación errónea

     Asume que el fracaso social se debe a la creencia o uso erróneo de habilidades perceptivas y cognitivas, produciéndose interpretaciones incorrectas de las señales sociales. Por ejemplo, cuando una persona está mirando constantemente el reloj con gesto de tener prisa y su interlocutor sigue hablando sin interpretar que las señales que está recibiendo indican que debe de terminar en ese momento la interacción.

4.  Modelo de déficit cognitivo evaluativo 

    Explica el fracaso de la conducta socialmente competente por una inhibición de las respuestas eficientes como consecuencia de estados emocionales inducidos por la evaluación errónea de las situaciones, las expectativas negativas de la actuación y las autorreferencias negativas. Por ejemplo, personas que tienen serios problemas en las relaciones interpersonales (fobia social, timidez) en las que la propia ansiedad y las autorreferencias negativas (“no sé qué decir”, “me estoy sonrojando y lo notan” ...) impiden la conducta adecuada socialmente.

5.  Modelo interactivo

    Sostiene que la competencia social sería el resultado final de una cadena de procesos cognitivos y de conducta que se iniciaría con una percepción correcta de estímulos interpersonales relevantes, seguiría con el procesamiento flexible de esos estímulos para producir y evaluar posibles opciones de respuesta de las cuales se seleccionaría la mejor y finalizaría con la expresión de la alternativa de acción elegida (Schlundt y McFall, 1985). Este modelo integra en cierta manera los anteriores tanto los déficits conductuales como cognitivos y propone en positivo los procesos implicados en la conducta hábil socialmente.

 En general, estos modelos interactúan entre sí de forma que el fracaso en la conducta socialmente competente podría estar determinado por la presencia de elementos pertenecientes a uno o varios

Comentarios

Entradas populares de este blog

Psicóloga María Jesús Suárez Duque HABILIDADES SOCIALES: ¿CÓMO INICIAR, MANTENER Y CERRAR CONVERSACIONES?

¿CÓMO INICIAR, MANTENER Y CERRAR CONVERSACIONES? El medio por excelencia que utilizamos para comunicarnos con los demás, es la palabra. A través de la conversación nos relacionamos con otras personas, les transmitimos información y compartimos puntos de vista, sentimientos y experiencias. A la hora de comunicarnos de manera eficaz, existen grandes diferencias entre unas y otras personas. No nos será difícil identificar entre el grupo con el que nos relacionamos habitualmente, algunas personas con las que nos resulta agradable conversar y otras con las que, por el contrario, nos sentimos incómodos porque no nos transmiten nada. Saber conversar y comunicarnos de forma eficaz, es decir, de manera que nuestro mensaje llegue como queremos que llegue, es esencial en nuestra vida ya que: ·            Cultivamos el apoyo social, evitamos el aislamiento y hacemos amigos. ·            Facilita que podamos conseguir un empleo. ·            Ayuda a establecer relaciones de inti

LOS MOTIVOS SOCIALES SEGÚN EL MODELO DE FISKE

Para poder adaptarse a la vida en grupo, los seres humanos necesitan desarrollar una motivación que les impulsara a formar parte de un grupo y pertenecer en él incluso cuando sus intereses individuales se vieran momentáneamente perjudicados. La psicóloga social estadounidense Susan Fiske (2002, 2010) propone cinco motivos sociales universales, es decir, motivos que impulsan a las personas a vivir con otros y a funcionar de forma adecuada en las relaciones, y que serían producto de la evolución de la especie: 1)       La pertenencia . Fiske considera fundamental el motivo de pertenencia porque en torno a él se organizan los otros cuatro. Lo define como la necesidad de relaciones fuertes y estables con otros. Además de incrementar la supervivencia individual, también beneficia al grupo al aumentar la probabilidad de que los miembros cooperen y se involucren en una acción coordinada. Las personas necesitan estar implicadas en alguna relación y pertenecer a algún grupo

Psicóloga María Jesús Suárez Duque TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO: Trastornos impulsivos-compulsivos

  TRASTORNOS IMPULSIVOS-COMPULSIVOS La impulsividad y la compulsividad se proponen como endofenotipos, concretamente síntomas relacionados con circuitos cerebrales específicos y que están presentes de forma transdiagnóstica como una dimensión de la psicopatología que traspasa numerosos trastornos psiquiátricos:  Trastornos del espacio obsesivo-compulsivo Adicciones a sustancias/conductas Disruptivo/control de impulsos Sexual TOC Tricotilomanía Pellizcarse la piel Trastorno dismórfico corporal (TDC) Acaparamiento Síndrome de Tourette/trastornos de tics Trastorno de movimientos estereotipados Trastorno del espectro autista Hipocondriasis Somatización Drogadicción Juego Adicción a internet Adicción a la comida (ingesta compulsiva, obesidad) Compra compulsiva Piromanía Cleptomanía Trastorno explosivo intermitente Violencia impulsiva Trastorno de personalidad limítrofe Autolesión/conducta parasuicida Conducta antisocial Trastorno conductual Trastorno de oposición desafiante Manía TDAH Hiper