Ir al contenido principal

Psicóloga María Jesús Suárez Duque HABILIDADES SOCIALES: Rechazar peticiones. Decir “no”

 

Rechazar peticiones. Decir “no”

A lo largo de nuestra vida nos encontramos con situaciones en las que nos vemos obligados a hacer determinadas cosas que no deseamos hacer. Estas situaciones suelen ser causa de muchos conflictos interpersonales, incluso de algunos problemas emocionales derivados de largas trayectorias soportando manipulaciones y abusos de otras personas.

Cuando se sufren este tipo de problemas es debido a los propios pensamientos y creencias irracionales y alejadas de la realidad. Algunos de estos pensamientos y creencias que podemos identificar son:

  1. La necesidad de aprobación y el catastrofismo, el pensar en las consecuencias de manera irracional. Por ejemplo: “Si no hago lo que me pide se enfadará. Si se enfada será horrible, me dejará de hablar. Si me deja de hablar lo pasaré fatal, será un gran problema, etc.” 
  2. La racionalización o minimización de los deseos para evitar ser asertivos. Por ejemplo: “Qué más da, no pasa nada. Me quedo más tranquilo, tampoco es para tanto, etc.” 
  3. El perfeccionismo y las exigencias. Expresado como: “No debo tener problemas. Cuando alguien te pide algo es mejor ceder para evitar conflictos. Hay que intentar estar bien con todo el mundo, etc.” 
  4. Las expectativas negativas: “No entenderá mi postura. No lo comprenderá por mucho que se lo explique. Es imposible llevarse bien si no accedo a sus deseos” 

Todas estas formas de pensar impiden que nos mostremos asertivos al rechazar peticiones. Solemos esconder nuestra incapacidad para decir “no” en excusas con las que justificamos nuestra negativa. Sin embargo, las excusas, entendidas como falsos argumentos, en lugar de las explicaciones, pueden jugarnos una mala pasada. Si la persona con la que estamos tratando es más hábil que nosotros, la excusa que hemos ideado puede convertirse en una encerrona.

Podemos identificar a las personas manipuladoras cuando vemos que:

  • Son muy insistentes a la hora de realizar sus peticiones.
  • Al contrario que las personas inhibidas, suelen ignorar tanto nuestras excusas como nuestras explicaciones.
  • Se centran en su objetivo: conseguir doblegarte para que hagas lo que ellas desean en su propio beneficio.
  • Son especialmente hábiles escondiendo sus verdaderas intenciones. Pueden llegar a hacerte ver que lo que estás haciendo es mejor para ti y no para ellos.
  • No tienen miedo a quedar mal, ni les preocupa lo que se piense de ellas.
  • No tienen en cuenta los sentimientos de los demás porque sólo se respetan a sí mismas.

Si nuestra intención es tener una vida más plena y más satisfactoria tenemos que acabar con las manipulaciones propias y ajenas. Tenemos que tener en cuenta que la mayoría de las veces, cuando la gente de nuestro alrededor se comporta de manera abusiva con nosotros y nos manipula, es porque nosotros se lo permitimos. No debemos esperar que este tipo de personas se den cuenta de nuestros sentimientos, si no actuamos y esperamos a que nos tengan en cuenta sólo conseguiremos acabar siendo ignorados por completo.


RESERVA ONLINE👍 

PSICÓLOGA INFANTIL, ADOLESCENTES, ADULTOS Y MAYORES

TERAPIA DE PAREJA

TERAPIA DE FAMILIA

PSICÓLOGA ONLINE Y PRESENCIAL 

 

 

Atención psicológica en problemas de: 

Atención psicológica en:

 Atención psicológica en otros trastornos:

 

Precio 60 euros

Duración 1 hora

Pedir cita: 

Consultas

 

Centro de Psicología María Jesús Suárez Duque

C/ Tunte,6 Vecindario (Frente al Centro Comercial Atlántico, a la derecha de la oficina de correos)

Pedir cita: 630723090

https://www.psicologavecindariomariajesus.com/

Comentarios

Entradas populares de este blog

Psicóloga María Jesús Suárez Duque HABILIDADES SOCIALES: ¿CÓMO INICIAR, MANTENER Y CERRAR CONVERSACIONES?

¿CÓMO INICIAR, MANTENER Y CERRAR CONVERSACIONES? El medio por excelencia que utilizamos para comunicarnos con los demás, es la palabra. A través de la conversación nos relacionamos con otras personas, les transmitimos información y compartimos puntos de vista, sentimientos y experiencias. A la hora de comunicarnos de manera eficaz, existen grandes diferencias entre unas y otras personas. No nos será difícil identificar entre el grupo con el que nos relacionamos habitualmente, algunas personas con las que nos resulta agradable conversar y otras con las que, por el contrario, nos sentimos incómodos porque no nos transmiten nada. Saber conversar y comunicarnos de forma eficaz, es decir, de manera que nuestro mensaje llegue como queremos que llegue, es esencial en nuestra vida ya que: ·            Cultivamos el apoyo social, evitamos el aislamiento y hacemos amigos. ·            Facilita que podamos conseguir un empleo. ·            Ayuda a establecer relaciones de inti

LOS MOTIVOS SOCIALES SEGÚN EL MODELO DE FISKE

Para poder adaptarse a la vida en grupo, los seres humanos necesitan desarrollar una motivación que les impulsara a formar parte de un grupo y pertenecer en él incluso cuando sus intereses individuales se vieran momentáneamente perjudicados. La psicóloga social estadounidense Susan Fiske (2002, 2010) propone cinco motivos sociales universales, es decir, motivos que impulsan a las personas a vivir con otros y a funcionar de forma adecuada en las relaciones, y que serían producto de la evolución de la especie: 1)       La pertenencia . Fiske considera fundamental el motivo de pertenencia porque en torno a él se organizan los otros cuatro. Lo define como la necesidad de relaciones fuertes y estables con otros. Además de incrementar la supervivencia individual, también beneficia al grupo al aumentar la probabilidad de que los miembros cooperen y se involucren en una acción coordinada. Las personas necesitan estar implicadas en alguna relación y pertenecer a algún grupo

Psicóloga María Jesús Suárez Duque TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO: Trastornos impulsivos-compulsivos

  TRASTORNOS IMPULSIVOS-COMPULSIVOS La impulsividad y la compulsividad se proponen como endofenotipos, concretamente síntomas relacionados con circuitos cerebrales específicos y que están presentes de forma transdiagnóstica como una dimensión de la psicopatología que traspasa numerosos trastornos psiquiátricos:  Trastornos del espacio obsesivo-compulsivo Adicciones a sustancias/conductas Disruptivo/control de impulsos Sexual TOC Tricotilomanía Pellizcarse la piel Trastorno dismórfico corporal (TDC) Acaparamiento Síndrome de Tourette/trastornos de tics Trastorno de movimientos estereotipados Trastorno del espectro autista Hipocondriasis Somatización Drogadicción Juego Adicción a internet Adicción a la comida (ingesta compulsiva, obesidad) Compra compulsiva Piromanía Cleptomanía Trastorno explosivo intermitente Violencia impulsiva Trastorno de personalidad limítrofe Autolesión/conducta parasuicida Conducta antisocial Trastorno conductual Trastorno de oposición desafiante Manía TDAH Hiper